Beatriz García, paciente con diabetes tipo 1, completa la Mauna to Mauna Ultra

Beatriz García, paciente con diabetes tipo 1, completa la Mauna to Mauna Ultra

una carrera de 252 kilómetros en 7 días en autosuficiencia en Hawái
Beatriz García, paciente con diabetes tipo 1

GM, Barcelona

Beatriz García, paciente con diabetes tipo 1, acaba de completar una de las carreras más exigentes del mundo: la Mauna to Mauna Ultra, una carrera de 252 kilómetros en 7 días en Hawái. Amante del deporte desde pequeña, a Beatriz García, de 35 años de edad, le diagnosticaron diabetes tipo 1 cuando tenía 10 años. Como explica ella misma, “me ingresaron en la UCI, y yo no sabía qué me pasaba. La enfermera me dijo que a partir de ese momento tendría que pincharme todos los días de mi vida”. Pero ser diabética tipo 1 no impide que Beatriz García corra por sus sueños. “En 2007 empecé con las carreras de larga distancia”. Ella ha sido la primera mujer española en finalizar competiciones como los 4 Deserts, que consiste en cuatro carreras de 250 kilómetros cada una por cuatro desiertos: en Jordania; en el Gobi (China); en Atacama (Chile), y en la Antártida.

Aparte de tener que gestionar la diabetes durante estas exigentes competiciones, Beatriz García se enfrenta al reto de portar una mochila mucho más pesada que sus compañeros de carrera. En ella lleva barritas energéticas, un glucómetro, un pinchador, bolis de insulina... Productos y dispositivos que le ayudan a gestionar su diabetes. “En las carreras por etapas donde no te dan comida durante siete días —explica Beatriz García—, tengo que pensar muy bien qué es lo que llevo a nivel de alimentación. La organización permite llevar como mínimo 2.000 calorías, lo que para mí es poco, supone arriesgar demasiado. Tengo que llevar mucho más peso que los demás. Todo pactado con mi dietista”.

Tras su experiencia en Mauna to Mauna Ultra, carrera en la que ha terminado en décimoquinto lugar entre las mujeres, Beatriz García comenta que “ha sido un Hawái que no esperábamos, con un clima muy duro. De todos modos, a nivel físico “me he encontrado muy fuerte, con buenas sensaciones, más viendo que había gente que no podía ni poner el pie en el suelo. He entrado corriendo en meta”.

Además, Beatriz García explica que “la diabetes se ha portado muy bien. He realizado controles de glucosa más frecuentes y he escuchado con atención mis sensaciones, porque a veces no sabes si el cansancio se debe a que llevas muchos días y quilómetros en condiciones extremas y estás cansada como el resto de corredores o que los niveles de glucosa no son buenos”. Y resume en tres palabras su experiencia: “Dura, esfuerzo y lucha. No ha sido nada fácil, pero estoy feliz de haberlo conseguido”.

Aplicaciones móviles para la gestión de la diabetes

Beatriz García explica cómo ha cambiado la gestión de la diabetes en los últimos años. “Al principio, apuntaba las mediciones de glucosa en una libreta y luego ya pasé a utilizar una hoja de Excel”. Hoy en día, tiene un teléfono móvil y emplea una aplicación (app) móvil para gestionar su diabetes. “La aplicación móvil va enlazada con el medidor de glucosa y me permite llevar una diabetes más controlada desde cualquier lugar del mundo”.

En este sentido, Ascensia Diabetes Care cuenta con CONTOUR DIABETES app, una nueva era en la gestión inteligente de la diabetes. El medidor se conecta fácilmente a la app para transmitir via bluetooth las lecturas de glucosa en sangre y registrar la alimentación, la actividad y la medicación. Además, permite añadir fotografías, notas o mensajes de voz que ayudan a contextualizar los resultados. Es fácil de usar, y, en lugar de anotar los resultados en un cuaderno, los datos se almacenan de manera segura en el la nube Contour. Incluso, si el paciente lo desea, los resultados se pueden compartir con los profesionales de la salud.

Como explica Gema Pérez, responsable de Marketing y Grandes Cuentas de Ascensia Diabetes Care, las aplicaciones móviles “aportan una información más estructurada, completa y contextualizada, que le permite al paciente tomar con más facilidad sus decisiones en el día a día. De este modo, una mejor gestión de la diabetes redunda en un mejor control metabólico”.