Los médicos y los investigadores están desarrollando nuevos equipos y tratamientos para ayudar a los niños a lidiar con los problemas característicos del crecer con diabetes.

Muchas personas ya están utilizando dispositivos que hacen que hacer glucometrías y que las inyecciones de insulina sean más fáciles, menos dolorosas y más efectivas.

Uno de esos dispositivos es la bomba de insulina, un dispositivo mecánico que puede ser utilizado para compensar las falencias del páncreas en la distribución de la insulina.

También se ha registrado progreso en el desarrollo de un "páncreas artificial" portátil o en forma de implante. Este aparato consiste en una bomba de insulina conectada a un sensor que mide continuamente el nivel de glucosa sanguínea en la persona.

Los médicos y los científicos también están investigando una potencial cura para la diabetes. Consiste en el transplante de células productoras de insulina en el organismo de la persona con diabetes. Los investigadores también están probando métodos para evitar la diabetes antes de que se manifieste. Por ejemplo, los científicos están estudiando si la diabetes puede ser prevenida en las personas que pudieron haber heredado un alto riesgo de contraer la condición.

Hasta que los científicos hayan perfeccionado mejores métodos para el tratamiento o incluso la prevención o cura de la diabetes, los padres pueden contribuir a que sus hijos vivan vidas felices y saludables proporcionándoles aliento constante, preparándolos con información acerca de la diabetes y asegurándose de que los niños se alimenten adecuadamente, hagan ejercicio y mantengan al día sus controles de azúcar en sangre. Llevar adelante estos objetivos permitirá que los niños participen en todas las actividades que practica el resto de los niños, y crecer y convertirse en adultos saludables, bien adaptados y productivos.

Fuente: http://kidshealth.org/es/parents/type1-esp.html#

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: julio de 2015